miércoles, 4 de junio de 2014

DON DE FORTALEZA

Vienes a mí… para darme FORTALEZA.
Pero no sé afrontar las dificultades todavía, por eso, como un niño, te necesito... 
Señor... Te necesito a Ti, sólo a Ti... Para que seas mis manos y acariciemos al sufrimiento, allí donde esté... 
Te necesito a Ti, sólo a Ti... Para que seas mis oídos, aprenda a vibrar mi corazón con la risa y con el llanto, aprenda a escuchar... no sólo a oír... 
Te necesito a Ti, sólo a Ti... Para saborear la vida, como la tierra saborea la lluvia caída sobre ella... Te necesito a Ti, sólo a Ti... 
Para que mis deseos no cieguen mi entendimiento con engaños sutiles... 
Para que mi pobre corazón, acurrucado cobardemente en un rincón, remonte el vuelo, sea libre... 
Para que mi abrazo al mundo sea todo Ternura, todo paz, todo amor... 
Te necesito a Ti, sólo a Ti...
Para reflexionar...
¿Soy fuerte para afrontar las dificultades de la vida?
¿Escucho alguna vez a Dios que me habla al corazón?
¿Anuncio la fe con valentía o me avergüenzo y me callo cuando he de dar un testimonio cristiano?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...