domingo, 7 de diciembre de 2014

UNA PROMESA DE AMOR

«No temas, que yo te he elegido. Te he llamado por tu nombre y eres mío. Si pasas por las aguas estoy contigo, si por los ríos, no te anegarán…» (Is 43)
Esto casi parece el título de un culebrón o de una novela romántica. Pero no lo es. Es más universal, más hondo, más real. El Adviento es el tiempo en que Dios nos promete que su amor no descansa. Por cada uno de nosotros.
Que salvará distancias infinitas. Que se hará pequeño para encontrarnos. Que vendrá a nuestras vidas. Que creerá en cada uno de nosotros, conociendo nuestra verdad profunda. Y que nos saldrá al encuentro en caminos inesperados. Y esa promesa vale un mundo.


Qué despierta en mí esa palabra de amor de Dios?¿Creo de verdad que Dios me quiere, como soy?

miércoles, 25 de junio de 2014

NO ANTEPONER NADA AL AMOR DE CRISTO

Ayer, al caer el día, nuestra hermana María del Carmen fue llamada a la Luz que no tiene ocaso: CRISTO, EL SEÑOR,  a quien ella, como las vírgenes prudentes, esperó en la noche fugaz, y en ocasiones dolorosa, de esta vida.

La suya comenzó un 16 de agosto de 1927, en Huete. Ingresó en nuestro Monasterio el 3 de septiembre de 1960,  superando dolorosas dificultades con entereza, en su deseo firme de “no anteponer nada a Cristo” para que Cristo viviera en ella.
Emitió su profesión monástica el 14 de marzo de 1962. En todo lo que se le encomendó, se entregó con ilusión, con generosidad, con el amor a su Comunidad que la caracterizaba, siempre y en todo lugar: Monasterio, Colegio, Residencia…
Entusiasta, emprendedora, comunicativa hasta el final, cuando la enfermedad la identificó con Cristo en el dolor.
Agradecemos al Señor el don que nos ha hecho en nuestra hermana y le pedimos que, llevada a hombros del Buen Pastor y unida al coro de las vírgenes, cante eternamente su Amor Misericordioso. 

viernes, 6 de junio de 2014

DON DE TEMOR DE DIOS

Vienes a mí… para darme TEMOR DE DIOS. 
A pedirme respeto y cariño... 
¿Y cómo no voy a darte cariño y respeto, pidiéndomelo de esa forma...? 
¿Cómo voy a tener miedo de alguien que me creó, que luego lo dio todo por mí y que siempre me acompaña...? 
¿Cómo negarte lo poco que sé dar..., cuando tus palabras resuenan en mi alma todo el tiempo...? 
Si Tú me dices: “No temas, que estoy contigo”. 
¿Cómo no decirte yo: lo que tú quieras, aunque yo no quiera...? 
¿Cómo asustarme del AMOR más puro y más grande que jamás soñé recibir. Cuando no me asusto de otras clases de amor...? 
¿Cómo asustarme de un PADRE cariñoso, cuando estoy acostumbrado a los sinsabores de la vida...? 
Cuando sé que tus brazos me esperan cada día para abrazarme al anochecer y poder descansar en ellos... 
Cuando el sufrimiento me mitiga en el silencio compartido de un encuentro... 
Cuando la ansiedad y el desasosiego se vuelven Paz en tu Presencia... 
Cuando te puedo llamar PADRE con todos los “derechos” recibidos... 
El único miedo que debo tener es el de perderlo... Señor... Después del regalo de tu AMOR, escondido en cada uno de estos dones... 
Después de estar mi alma rebosando de tu Gracia... 
Hoy te digo bajito, sólo para Ti... 
Estoy dispuesto, si Tú eres viento a ser yo la hoja...
Si eres fuego, yo la llama... 
Si eres mar, yo la playa... 
Si eres lluvia, yo la tierra... 
Si eres susurro, yo el oído... 
Si vienes a mí como Espíritu que todo lo empapa...
abrirte de par en par mi corazón.
Para reflexionar...
¿Amo y respeto a Dios?
¿Me preocupa el poder alejarme de Dios por mi mala conducta?
¿Soy consciente de que el Señor me ha dicho: NO TEMAS QUE ESTOY CONTIGO?
¿Me abandono a Él?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...